FacebookLexis

LEXIS Blog

Saskya Espín
Saskya Espín
jueves, 12 de marzo de 2020 |

Prevención de riesgos laborales ante el COVID-19

Las medidas preventivas dentro del entorno de trabajo, se encuentran enmarcadas en el Decreto Ejecutivo No. 2393 de 1986 y dentro del Convenio sobre Seguridad y Salud de los Trabajadores No. 155 de 1981 acerca de la protección de todos los trabajadores frente a riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, y que, en caso de causar alguna afectación, puede tener repercusiones legales en el ámbito profesional.

En diciembre de 2019, fue detectado el primer caso de agente biológico SARS-CoV2, Corona Virus Disease 2019 o COVID-19, virus derivado de una amplia familia que produce desde un resfriado común hasta enfermedades respiratorias más severas, el período de incubación de la enfermedad está estimado entre 2 y 14 días. Los síntomas iniciales son un malestar general, seguido de tos seca, dolor de garganta, fiebre y dificultad para respirar. De acuerdo a los lineamientos de la entidad encargada en temas de salud en el Ecuador, son considerados sospechosos las personas que presenten los síntomas antes mencionados, añadiendo el historial de viaje a los países que se encuentran con un brote activo o que se han encontrado cerca de uno. Debido al carácter altamente infeccioso, las medidas preventivas son de suma importancia para controlar la propagación del virus.

Es importante señalar que, el ámbito de aplicación de los protocolos de salud engloba a todos los sectores del campo laboral, incluyendo al sector de servicios, debido a que el virus afecta a entornos sanitarios y no sanitarios. Por tal, será de responsabilidad de las empresas evaluar la exposición al riesgo y seguir las recomendaciones brindadas por el ente rector, en este caso el Ministerio de Salud Pública. Todas las medidas de protección adoptadas, tendrán que proteger de manera eficaz al trabajador de aquellos riesgos para su salud o su seguridad, que no puedan evitarse mediante la utilización de medios de protección colectivos. Cabe señalar que, en estos momentos la medida de prevención más efectiva es la información y la formación a los trabajadores, dado que esto implica una educación directa interna y una cadena de valor externa para reducir el riesgo de contagio y llevar a cabo medidas específicas que permitan reducir el número de contagios.

Otra de las medidas de control sugeridas en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, es la colocación de disposiciones escritas y avisos, para que los trabajadores puedan conocer el procedimiento a seguir ante un contagio con COVID-19. De la misma manera, evitar la exposición de trabajadores que, en función de sus características personales o estados biológicos, debido a patologías previas o sistemas inmunitarios deficientes, sean considerados como grupos de atención especial frente a este riesgo, finalmente el aislamiento y la implementación del teletrabajo cuando el riesgo sea alto. Los niveles y medidas de cuidado deben ajustarse en función de la naturaleza de las actividades laborales.

También, como medidas generales se ha dispuesto evitar el contacto físico con personas afectadas o que presenten cuadros de gripe, así como suspender viajes en lo posible a los lugares infectados, no compartir alimentos o utensilios, cubrirse la boca al estornudar o toser con el ángulo interno del codo o utilizando pañuelos desechables, y lavarse las manos con agua y jabón recurrentemente, de ser posible aplicando alcohol con un porcentaje mayor a 60% después, para una sanitización más efectiva. Además, mantener un alto nivel de sospecha clínica, hará que la persona afectada descarte o se ponga a buen recaudo a tiempo en un establecimiento de salud.

Finalmente, los protocolos internos de cada empresa, alineados con lo establecido por la autoridad competente en materia de seguridad, así como también la coordinación estrecha con los servicios de salud, y el apoyo de las gerencias, delegados, comités del trabajo, entre otros, permitirá reducir la propagación del COVID-19, y permitirá llevar un control de las situaciones sospechosas que se pudieran presentar, a través de las medidas de prevención adoptadas por cada uno.

Recordemos que es responsabilidad de todos mantenernos informados y portegidos para reducir y en lo posible mitigar el riesgo, siguiendo las medidas preventivas dispuestas.
 

Saskya Espín
Sobre el autor
Saskya Espín
Abogada. Master en Derecho Internacional Humanitario.